diario

sobre el enfoque y algo que me hace ilusión

Un día, no recuerdo exactamente cuál, decidí dedicarme a dibujar, decidí que quería hacer eso todo el rato porque es lo que me hace feliz. . Luego me di cuenta que era algo más que dibujar, que trabajar por cuenta propia es hacer dibujitos pero también hacer facturas, pasar presus, responder mails, actualizar la web, subir fotos a instagram… en fin, que tienes que aprender mucho, tener paciencia, dibujar, y hacer otras cosas que no son tan guays. Todos los años desde ese día que decidí dedicarme a dibujar, toooodos los años, enero y febrero son la bajona, porque no entra nada, porque nadie quiere dibujitos… o lo que es lo mismo, todos los años enero y febrero son un drama, un agobio y un cuestionarse si realmente vale la pena hacer dibujo. Pues bueno, este año, por fin!!! Me he adelantado a esa crisis anual. Como me@sé los meses del alo por orden, he podido prevenir y prepararme, reenfocar. . Este año tengo cosas pensadas para enero y febrero, meses de cambio, de pensar, de conexión, enfoque, desenfoque, re-enfoque, estudiar, leer mucho, dibujar más… y estoy feliz por ello y os lo quería contar. La foto es de @festival_miramir en #montcadaireixac cuando fui a pintar y @ansifol vino a hacerme fotos. Que quiere que salga y a mi me da vergüenza, y me da la risa. También me da vergu colgar esta foto con mi cara, pero como es la cara de vergüenza, pues me vale.

tener cinco años

No recuerdo cuando decidí tener 5 años todo el rato. Y cumplir 5 cada año que pasa. (Es real esto eh?…) Me gustan los 5 años porque te pasan cosas importantes como descubrir palabras nuevas, puedes ensuciarte y sentarte en el suelo, y todo lo que hagas lo justifica tu edad.Tienes problemas reales como no llegar al armario alto de la cocina donde está el chocolate y puedes tener pataletas y llorar en público.Y sobre tooooodo, me encanta la risa de cuando tienes 5 años, real y profunda. Puedes tener piñata en tu cumple, y tener juguetes con los que mantener conversaciones largas. Eres feliz infinito si alguien te da una galleta, y puedes hacer la croqueta en lugar de andar, correr sin motivo ni dirección, solo por ilusión, y dormirte siestas cuando lo necesites, sea la hora que sea. Y no peinarte y que te despeine el viento. Amo tener 5 años.

una pausa

Al 2019 le pedí vivir en una casa. No tenía ni idea de que iba a ser de mí durante el año y no me imaginaba volver a México y menos que acabaría quedándome unos meses de más (maravilla). Al volver, ya no viviría en el que fue mi piso durante dos años y que convertí casi por completo en estudio, jeje. Y aquí estoy, y no en una casa si no en “la casa”. Donde pasé todos los veranos y muchos domingos. Y me siento tan cómoda y en paz, tan “en casa”, tan hogar… Aquí me encuentra el silencio que necesito, ese silencio de pájaros cantando, aullidos a la luna y gatos pidiéndome de comer. Y aquí me encuentro tranquila.

en la vida pasan cosas

Y es que no estamos acostumbrados a escuchar, ni a escuchar cuando alguien habla sincero desde dentro y menos, a escuchar lo que pasa dentro de nosotras mismas. Gracias por todos los comentarios y mensajes que me habéis mandado sobre el post de ayer hablando de “la tristeza”. Me sana explicar y hablar estas cosas, compartirlas, y escuchar y saber lo que sentís. Por otra parte, me ha parecido curioso recibir palabras de ánimo y consuelo (gracias, de verdad). Y pienso: “¡pero si estoy bien!”. . Sentir tristeza no es un drama. El drama es no saber sentir, negarse, o intentar evitar sentir lo que sea, aunque sea tristeza. Me atrevo a hablar de estar triste porque me reconozco la tristeza, porque la necesito y porque me siento bien con ella. En realidad este conocerme y reconocerme la tristeza está pasando ahora, en un momento en el que estoy feliz al cien con mi vida, en el que todo lo que me rodea lo he elegido y lo amo, tal y como es. Y estoy infinitamente agradecida. La tristeza la siento bonita. Por supuesto que hay cosas que me duelen, me hieren, se complican, me molestan, pero… ¡es que en la vida pasan cosas! (Que sorpresa, no?) En la vida pasan cosas. Y lo bonito es aceptarlas, convivir y disfrutar de ellas. En la vida pasan cosas y a veces te sientes triste. Y no es drama. El drama para cuando quieres un helado y no sabes qué sabor elegir.

estoy triste y no pasa nada

A veces me pregunto por qué nos cuesta tanto aceptar que estamos tristes. La tristeza la hemos aprendido siempre en negativo, igual que la soledad. A veces pienso que el léxico se nos queda corto, que hay más emociones y formas que sentir que palabras para expresarlas. O igual nos enseñaron a agrupar las emociones en conceptos demasiado amplios. No sé. Me gusta mirarme adentro y muchas veces no sé ni que me pasa, ni lo entiendo… y me estudio para conocerme, entender mis patrones, reconocer eso que siento cada vez y en definitiva, comprenderme para aceptarme. Estoy feliz de haber aprendido a decir libremente que “estoy triste”. A veces me sabe mal porque al decirlo, algunas personas sienten pena o compasión… y… pues no es para tanto, sólo estoy triste. Y me siento bien en mi tristeza. Estoy triste y no pasa nada.

al cero y al cien

Estoy en uno de esos momentos en que te necesitas a ti mismo, solo a ti.He tardado mucho tiempo en detectar, en reconocer y saber que significaba este malestar que siento a veces, ese enfado sin estar enfadada, ese agobio por nada, ese justificarse sin saber de qué. Y todavía me cuesta darme cuenta, aunque cada vez menos, jeje. Estoy bien, al cien con empezar el año, con iniciar proyectos y con seguir trabajando en lo que me encanta, y a la vez, estoy al cero, cansada, parada, observando… Todo al cien y al cero a la vez. Y es que estar conmigo, encontrarme, darme unas vacaciones de todo para pasarlas a solas, es lo que me sana y me cambia. A veces me asusto porque dura mucho, o porque es intenso, pero si lo pienso bien, estas subidas y bajadas siempre me traen un cambio bueno. Y lo mejor de todo es que cada vez me entiendo más fácil. Y aunque se me olvide y me vea una serie del tirón y coma chocolate, todo está tranquilo.

desde aquí arriba

Creo que desde los lugares altos siempre se piensa mejor, con más claridad. Y en silencio. Soy mucho de silencio. Aunque a veces creo que soy mucho de algo y luego me doy cuenta de que soy de lo contrario.Creo que simplemente es que me gusta disfrutar mucho de cada cosa. Feliz primer día de vuelta a la normalidad.

dejar de mirarse el ombligo para mirarse el corazón

Creo que desde los lugares altos siempre se piensa mejor, con más claridad. Y en silencio. Soy mucho de silencio. Aunque a veces creo que soy mucho de algo y luego me doy cuenta de que soy de lo contrario.Creo que simplemente es que me gusta disfrutar mucho de cada cosa. Feliz primer día de vuelta a la normalidad.

todo y nada

Hace tiempo que empecé a dibujarles a mis “personajes” esta apertura entre el pecho y el estómago. Lo hice sin darme cuenta y sin pensar. Salió. Luego reflexioné sobre esto, sobre sacar lo que sientes, sobre dejar salir y dejar entrar. Y es que pienso que ahí, en ese lugar donde a veces duele, donde se encuentran los sentimientos y las emociones, donde a veces marea… donde energía. En ese lugar todas las personas somos exactamente iguales. Somos todo y somos nada. Somos lo mismo.Supongo que amor.Eso me gusta pensar. Y hace poquito decidí dibujarlo en mi cuerpo. Cada día me conozco y me reconozco, me intento comprender. Me acepto y acepto mis cambios (que complicado!) Y cada día dejo entrar y salir. Y me aprendo con paz. Estoy sobrepasada de felicidad y de agradecimiento. Por todas los seres y acontecimientos maravillosos que estoy dejando entrar por este agujerito. Gracias a las manitas de @gii_oh que me dibujaron este portal de entrada y salida. @agujanegramxY gracias infinito a mi @serchriveramx por tomarme esta foro preciosisima. Y por esas risas del momento. Voltea sergioooo!

la otra mitad

Y la otra mitad, agradecida, pero que a veces llora sin saber por qué. Esta semana extrañé a mi abuelito, mucho. Y lo he estado llorando cada ratito. Y es que aunque lo siento cerca, y se que me está abrazando, me caen lagrimones y se me empañan las gafas cada vez que lo pienso. Una vez leí que los abuelos no mueren, que solo se hacen invisibles. Y me encanta pensar que es así. Y ya se que esto no es uno de los textos de reflexión y esas mierdas que me invento. Pero necesito decirlo en alto.Que lo lloro más que el día que se fue, porque aquel día no pude. Y no es tristeza, es amor, o yo que sé que sea. Y la verdad, que gusto poder llorarle y quererle tanto. Y no creo que sea ni la mitad que él nos quiso.

tenemos que hablar

Y la otra mitad, agradecida, pero que a veces llora sin saber por qué. Esta semana extrañé a mi abuelito, mucho. Y lo he estado llorando cada ratito. Y es que aunque lo siento cerca, y se que me está abrazando, me caen lagrimones y se me empañan las gafas cada vez que lo pienso. Una vez leí que los abuelos no mueren, que solo se hacen invisibles. Y me encanta pensar que es así. Y ya se que esto no es uno de los textos de reflexión y esas mierdas que me invento. Pero necesito decirlo en alto.Que lo lloro más que el día que se fue, porque aquel día no pude. Y no es tristeza, es amor, o yo que sé que sea. Y la verdad, que gusto poder llorarle y quererle tanto. Y no creo que sea ni la mitad que él nos quiso.