tenemos que hablar

A veces no te lo dices todo, no te engañas, solo haces como que no ves, que no está, que no sientes… Y sin darte cuenta el tiempo va pasando y temes sin temer ese día en que sabes que todo va a caer si no te hablas.

A veces se me olvida hablarme claro, me da miedo… y aunque lo intente evitar, pasa. Y me siento a mi lado, me abrazo y me digo las cosas claras.

Lo peor de esto, es que esta conversación de la que te hablo, siempre suele ser de aprendizajes, y me cuesta sentarme a hablarme de lo que está bien, de los logros, de los conseguidos.

Se me olvida felicitarme y se me olvida darme las gracias.
Así que hoy, ahora, me he sentado conmigo y un café, a quererme. Esa conversación pendiente.



0

Tu carrito